jueves, 27 de mayo de 2010

Próxima estación: Damasco

Siento un par de punzantes lanzas atravesar mi cuerpo. Una es a la altura del corazón, me corta la respiración, y me dice que va a ser duro volver a marcharme. La otra está en el estómago, y gracias a ella recuerdo que irme significa volver a vivir una aventura, descubrir otra pequeña parte del mundo, su cultura, y en este caso su increíble historia.

                                                 Damasco

Me esperan unos meses en Siria, pegadita a zonas calientes -y no me refiero sólo a las temperaturas del verano- como Palestina e Israel, Líbano, Irak y un poquito más allá Irán. Sin Mr. A.

Escribiendo estas palabras me he dado cuenta de que me voy sin Mr. A pero con MA, jaja, me digo a mi misma con una medio sonrisa forzada para intentar animarme.
























Sé que va a ser una experiencia única, una vez más. Sé que voy a disfrutar como una enana de la multitud de viajecitos que puedo hacer en el país y en la zona. Pero también sé que no va a ser fácil esta vez. Además es la última, y esa siempre implica sentimientos encontrados, agridulces.




Conocí Damasco en 2008 y por alguna razón no escribí aquí sobre aquel viaje. Lo disfruté muchísimo, redescubrí a amigos de la infancia convertidos ahora en amigos de la vida, me sirvió para desconectar de Emiratos y celebré allí el final del Ramadán (bueno, yo realmente no celebré nada, pero esa fue la excusa de mi viaje).
























Ya os iré contando desde allí, pero para abrir boca os cuento algunas cosillas interesantes: Siria es considerada como cuna de civilizaciones y lugar en el que se asentaron los primeros pueblos que dejaron de ser nómadas. Eligieron esta zona por el río Éufrates, que al proporcionales agua permitó que surgiese la agricultura, y después vinieron invenciones tan importantes como el primer alfabeto y las matemáticas. Pero no fue un sólo pueblo, fueron muchos los que pasaron por aquí a lo largo de milenios, y esto ha enriquecido extraordinariamente su historia, su cultura y sus aportaciones al mundo. De hecho, se cree que Damasco y Aleppo son las dos ciudades continuamente ocupadas más antiguas del mundo.





 













 




Siria promete ser un destino apasionante y os aseguro que lo compartiré con vosotros, muy pronto. 














Hasta entonces, ¡sed felices!
























* Fotos tomadas por laelfa en 2008

  

9 comentarios:

Nayra dijo...

Pues yo creo que por ser el último, lo vas a disfrutar especialmente. Es el último antes de una nueva vida, estable, maravillosa, con Mr. A y con los que quieres más y más cerca.
A mí algo me dice que tu estrella ahí sigue, pegadita a tu culo.
Loveyou.

Frito, Huevo Frito dijo...

Buen viaje Elfa! Nos veremos en Damasco :D

Patricia dijo...

Prima nomada!! a ver si esta vez podemos ir a verte, me encantaria!
Lo vas a pasar increible, y eso, piensa que es una aventura y aprovecha cada momento.
Te quiero un huevo!
Paty

Anónimo dijo...

Sister, con lo bien que estamos aquí contigo! Culo inquieto! Hablaremos mucho, estoy segura, pero te echaré tanto de menos!! Al menos sé que no es definitivo y todavía tengo esperanzas de tenerte cerca algún día.
Pásalo genial que va a pasar volando.
Mil besos. Le

Lucia dijo...

Primita, primita asique nos vamos a Damasco "nos" vamos porque cuando tu te vas una parte de nosotras tambien se va contigo sabes?cada dia aprendo mas de tu valentia de los "huevos" que le echas a la vida...Sigue siendo la primita "culo inquieto" que eres.

Te quiero mucho

Luzis

la elfa dijo...

Pero bueno, os habeis puesto de acuerdo para dejarme mensajitos? jaja Mil gracias por vuestro animo, guapas! Y lo dicho, os espero alli a TODAS =)

Claude dijo...

C'est sûr que Monique voudra que nous allions te voir à Damas !
A bientôt
Tonton

Venom dijo...

Me autoincluyo dentro del TODAS, con tu permiso.

Precisamente por ser el último, espero que puedas disfrutarlo más que ningún otro.

PD: MA?? Ya me lo explicarás...

LF2SWU

Carlos Hernández dijo...

No sabemos si es el último.

Siria es maravillosa, ya lo verás, aunque tristemente he de decirte que, siendo mujer, te perderás muchas cosas...