sábado, 14 de marzo de 2009

Minutos prepagados de dignidad

Ayer le di a Evelyn algo de comida que nosotros no nos íbamos a comer y me dio las gracias añadiendo que así no tendría que comprar comida hoy y tal vez tampoco mañana. Como casi siempre, me dio qué pensar. Si compra comida a diario,significa que no tiene suficiente dinero para comprar para varios días, es decir, vive día a día, con lo que gana hoy come mañana, pero no pasado.

La gran mayoría vive así en Filipinas. En general no se mueren de hambre como en África, pero tampoco viven a gusto ni con seguridad, porque saben que hoy hay pan pero tal vez mañana haya hambre. La última ingeniosa idea del gobierno para suavizar el número de despidos es reducir drásticamente el número de horas que cada uno trabaja. Así, por ejemplo, en las fábricas trabajan en semanas alternas, o tan sólo dos días a la semana. Salvan puestos de trabajo, pero los sueldos caen vertiginosamente en un país en el que el salario mínimo es de unos 60 céntimos de euro la hora.



Siempre me ha llamado la atención que en los puestecillos que venden comida en la calle (una comida completa sale por menos de dos euros y siempre están a rebosar) la gente no compra latas de refrescos, sino que compra dosis. Me explica mi conductor cómo funicona la historia: por unos 15 céntimos de euro compras un refresco, que no una lata o botella, ni siquiera un vaso, es un poco menos, y te lo sirven en una bolsa de plástico, igualita a las de las chucherías de los niños. Si es para llevar, le hacen un nudo y te la llevas como si acabases de comprar peces en una tienda barata. Si es para tomar, le ponen una pajita dentro y la sujetas mietras te lo vas bebiendo. Bonito no sé, pero bueno y barato sí parece.

En las tiendas venden el champú, o gel, o crema de afeitar, en sobrecitos de una dosis, como si fuesen azucarillos o ketchup de cafetería. Es un poco como los móviles de prepago, compras lo que puedes y lo usas cuando lo necesitas, controlas el gasto e incluso lo reduces.

Hablando de prepago, han anunciado otra idea ingeniosa esta semana. A partir de ahora van a vender tarjetas de minutos prepagados de .... ELECTRICIDAD! No entiendo muy bien cómo va a funcionar esto, ni tampoco me parece muy cómodo. A ver, yo me lo imagino así, estás en casa cenando y se va la luz “anda, nos hemos quedado sin saldo. ¿Quién va a ver si queda alguna tienda abierta y compra una tarjeta de 60 minutos?”, pero esta parte ya a oscuras, con tu marido cabreado porque así él no puede comer, tus hijos dándose codazos a ver a quien le cae el muerto encima, el perro lloriqueando porque le da miedo la oscuridad... no sé, no me convence.

Lo que tengo claro es que no me gustaría una vida dosificada, con minutos prepagados de dignidad, sin saber qué pasará mañana.


8 comentarios:

Frito, Huevo Frito dijo...

Qué buen post, me ha encantado! Probablemente el mejor que has escrito hasta ahora!! Enhorabuena.

Anónimo dijo...

El mejor nunca es, siempre se puede mejorar y en nosotros está el hacerlo o no. Como un huevo frito, a veces salen bien, y otras no tanto...pero por eso no deja de ser un huevo frito bueno, y te lo comes igualmente. A mí el otro día se me chamuscó un poco uno...En fin, cosas de la vida...

Te quiero mucho. Ni te imaginas cuánto.

la elfa dijo...

Frito, tanto te ha gustado? no lo esperaba... pero mil gracias! ya veras cuando estes aqui, te va a encantar!!

Anonimo, no me queda claro si me quieres a mi o a Frito...! jeje ya nos diras. Estoy de acuerdo en que siempre se puede hacer mejor, o al menos eso hay que pensar =)

Losbutilio dijo...

Acabo de llegar a este post vía Nayra. Interesante y buen post. Ahora sólo pienso en la cantidad de comida que se tira aquí "por la cara", ¿y esto es el primer mundo?
Un saludo.

la elfa dijo...

Losbutilio, te reconozco del blog de Nay claro. Bienvenido a un blog muy distinto =)

la elfa dijo...

Esta aqui Evelyn y me dice que como no quedaban bolsas de basura ha comprado 26 bolsas, a 6,50 pesos la bolsa. Total 169 pesos, justo lo que le quedaba de la ultima vez que compro productos de limpieza. Y a mi los 169 pesos me dan igual. Lo que me importa es que ha comprado 26 bolsas, a 6,50 pesos cada una. Unos 15 centimos de euro por bolsa, porque se venden de una en una, incluso las bolsas de basura!

Anónimo dijo...

Aquí todo el mundo tiene un blog menos yo. Yo tenía blogs cuando iva al cole(qué tiempos más bonitos y felices), y en 1º de B.U.P cuando daba dibujo. Se me daba mal el dibujo, pero al final me lo saqué con notable.Echo de menos el Instituto, las notas que sacaba, en 1º fueron la hostia, dios, que feliz era...Ojalá pudiera volver a tener 15 añitos!!!

Anónimo dijo...

Cara la tendrás tu...listilio.